mar
11
2014

Gustavo Garcia

Gustavo-Garcia

“Estar en el vacío puede ser desorientador, e incluso asustar.

No hay nada a que aferrarse, no hay sentido de dirección, ni siquiera una indicación de qué elecciones y posibilidades pueden encontrarse más adelante.

Sin embargo, era este estado de potencialidad pura el que existía antes de que se creara el universo.

Algo sagrado está a punto de nacer.” Osho.

Mi inspiración surge de la nada, del vacío.

No de la nada sin contenido, sino de la que contiene todas las posibilidades, que después de explotar va desencadenando todo, como el estado del universo previo al big bang.

Éter es la palabra que se utilizaba en la antigua Grecia para definir este lugar caótico, donde existen todas las posibilidades, infinitas, como un papel en blanco.

En la Edad Media y tomando como base los estudios de Aristóteles, el termino éter paso a ser conocido como la quintaesencia, quito elemento siendo el mas sutil, ligero e imprescindible.

Éter, es una propuesta de diseño que intenta llevar a quienes la usan a ese lugar, donde todo es posible.

La colección comienza con los blancos y formas simples, que simbolizan esa ausencia de todo, el orden.

El blanco contiene además todos los colores, entonces una vez desencadenada la explosión, comienza la complejidad tanto cromática como de forma.

Luego pasamos por el amarillo que representa la anomalía dentro de la colección y después nos vamos hacia los negros que representan el caos y el todo.

Esta colección es para una mujer curiosa, interesada por saber de donde viene.

Es para aquellas que se preguntan como llegaron aquí, fascinadas por conocer los orígenes del universo.

Una mujer positiva, crítica, que se hace preguntas y que no se conforma con una respuesta consuelo.

Aquella que exige evidencias contrastables…

Porque quienes saben de donde vienen, tienen más claro hacia donde van.


Dejanos tus comentarios